Magdalenas de Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico

Hoy hacemos un auténtico clásico de la repostería española: las magdalenas de aceite de oliva virgen extra ecológico. La magdalena o madalena española (ambas grafías están aceptadas por la Real Academia) parece tener su origen en la madeleine francesa, en forma de concha y originaria de la región de Lorena. Y está completamente naturalizada en nuestro país, tanto que en la propia Francia llaman a las magdalenas en cápsulas de papel, sin forma de concha, madeleines españolas.

Estas magdalenas son especiales por el sabor tan delicado y a su vez potente que le aporta nuestro AOVE Picual Ecológico. Sin duda una vez que probéis estas magdalenas de aceite de oliva virgen extra ecológico, no querréis otra receta. 

Magdalenas de Aceite de Oliva Virgen Extra

 

RECETA DE MAGDALENAS de Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico

INGREDIENTES:

ELABORACIÓN:

  • Pesamos y tamizamos la harina con la levadura química. Añadimos la pizca de sal. Reservamos.
  • Pesamos el aceite en una jarra. Agregamos la leche y reservamos ambas cosas.
  • En un bol ponemos los huevos, que estarán a temperatura ambiente, y el azúcar. Montamos hasta que la mezcla blanquee y haya casi triplicado el volumen, por lo menos 15 minutos. Para el montado es necesario usar un robot o unas varillas eléctricas. Este montado también se puede hacer al baño maría (sin que el bol toque el agua hirviendo) con unas varillas eléctricas; el calor ayuda a que los huevos monten y blanqueen perfectamente.
  • Sin bajar la velocidad de batido vamos añadiendo la mezcla de aceite de oliva virgen extra ecológico de Oleícola Jaén y leche, a hilo, poco a poco. Una vez añadido todo el líquido, bajamos la velocidad y vamos agregando la harina, hasta que esté toda incorporada. Rebañaremos el recipiente con una espátula si fuera necesario.
  • A continuación, batimos la mezcla a velocidad alta dos o tres minutos. La metemos en el frigorífico un mínimo de una hora y un máximo de un día entero, para que el impulsor o levadura empiece a actuar. Este paso es fundamental para conseguir que las magdalenas suban bien.
  • Mientras acaban de reposar las magdalenas hay que calentar el horno a 250º. Transcurrido el reposo pasamos la masa a las cápsulas, bien con manga pastelera, bien con cuchara, llenándolas hasta un 60% más o menos, pues sube mucho. Espolvoreamos algo más de azúcar sobre la superficie de la masa y metemos las magdalenas en el horno, con calor de solera (quitamos el aire al meterlas, si lo estábamos usando), y en el tercio inferior del horno.
  • Es fundamental que el horno esté a la temperatura indicada al meter las magdalenas pues el golpe de calor es lo que ayuda a que suban con rapidez y formen un buen copete.
  • Como mi horno seca mucho (y vivo en un clima muy seco) utilizo un truco para introducir humedad en el horno y que no se me reseque la superficie de las magdalenas antes de tiempo (creedme, me ha pasado, que se forma un sombrerete tieso horizontal): introduzco una bandejita con piedra volcánica (la venden en viveros de plantas) y justo después de meter las magdalenas echo un buen chorro de agua hirviendo sobre la piedra y cierro de inmediato; este truco se usa para hacer pan y da muy buen resultado para introducir humedad en un horno doméstico.
  • Al cabo de 2-3 minutos bajamos la temperatura a 210ºC y continuamos el horneado otros 10-12 minutos. En los dos últimos minutos podemos conectar el aire, pues el secado superficial ayuda a que no se hundan.
  • Sacamos las magdalenas de aceite a una rejilla para que se enfríen.
  • ¡¡Listas para disfrutar!!

Comments

comments