Roscos fritos con Aceite de Oliva Virgen Extra Picual Oleícola Jaén

Roscos o rosquillas fritas. Receta de Semana Santa. Si la época de Cuaresma está llena de recetas sin carne, la Semana Santa está a su altura en cantidad de recetas de postres.

Por toda España podemos encontrar multitud de recetas, según la gastronomía típica de cada zona y en Jaén, todo está relacionado con el uso del aceite de oliva virgen extra en postres. En Baeza, es muy típico hacer roscos fritos en la sartén, y cada casa tiene una receta para compartir con sus generaciones. 

Como pasa con muchas recetas andaluzas, el origen de estos roscos o rosquillas de Semana Santa se sitúa en la cocina árabe, que tantos siglos estuvo presente en Andalucía. En los ingredientes veréis que aparecen “cucharadas” en las cantidades.

Os recomendamos usar aceite de oliva virgen extra de variedad PICUAL para la fritura de estos roscos fritos, el aceite de oliva es la grasa más estable frente a las grasas animales y los aceites de semillas, pues es más rico en ácido oleico, así como en vitamina E y polifenoles que lo protegen de la oxidación. El aceite de oliva es el más adecuado, él más ligero y él más sabroso para las frituras, utilizándolo adecuadamente.

Ingredientes para Roscos fritos con aceite de oliva virgen extra. Receta de Semana Santa

  • 650 gr. de harina de repostería
  • 200 ml. de leche entera (16 cucharadas)
  • 300 gr. de azúcar (16 cucharadas)
  • 240 ml. de aceite de oliva (16 cucharadas)
  • 12 gr. de levadura química en polvo (2/3 de un sobre)
  • 3 huevos (tamaño M)
  • Cáscara/piel de un limón pequeño
  • Azúcar blanco (rebozado final)
  • Aceite de oliva virgen extra de variedad PICUAL

Preparación de los Roscos fritos de Semana Santa

  1. En un bol grande, batimos los huevos, añadimos la leche y mezclamos. Poco a poco vamos echando el azúcar, al mismo tiempo que mezclamos con unas varillas. Finalmente, añadimos el aceite de oliva virgen extra y la levadura. Mezclamos de nuevo.
  2. Toca el turno ahora de la harina, que echamos poco a poco.
  3. Primero mezclamos con un tenedor y más tarde, cuando se va haciendo más gruesa, seguimos con las manos (espolvoreadas con harina).
  4. Pasamos la masa al mesado enharinado y vamos amasando con las manos. Añadimos harina si la masa nos “la pide”, hasta conseguir que sea consistente, lisa y maleable.
  5. Dejamos reposar la masa durante 2 horas. Reservamos.
  6. Untamos las manos con un poco de aceite de oliva virgen extra.
  7. De la masa, vamos sacando bolitas, que luego damos forma de rosco, con un hueco en el centro. Otra manera sería hacer un rulo y luego unir los extremos.

Fritura y presentación final de los roscos fritos de Semana Santa

  1. Ponemos a calentamos abundante aceite de oliva virgen extra en una sartén alta. Como os dije, la temperatura debe de ser caliente pero en un punto intermedio. Si está muy caliente se dorarán muy rápidamente pero estarán crudos por dentro.
  2. Con el aceite en su punto, vamos friendo roscos de cuatro en cuatro, para no bajar la temperatura. Probad primero con un par de ellos. Una vez fritos, abridlos por la mitad y comprobad que están tiernos por dentro (que no crudos).
  3. Freid los roscos sobre 8/10 minutos, dándole la vuelta varias veces, para que se hagan bien por toda su superficie. Vamos retirando los roscos, y los colocamos en una plato/fuente con papel de cocina, para que absorba el aceite sobrante.
  4. Seguidamente, antes de que enfríen del todo. Los rebozamos en azúcar blanco para darle el toque final.
  5. También podéis hacer una mezcla, mitad y mitad, de azúcar blanco y canela. Esto según gustos.

 

Comments

comments